Category Archives: Exito Asegurado

Perrito Caliente con Hojaldre

Perrito Caliente con Hojaldre
Perrito Caliente con Hojaldre

Para preparar los perritos calientes necesitamos:

Lámina de masa de hojaldre
Salchichas (al gusto)
Lonchas de Bacon
Lonchas de queso

 

Se coloca la lámina de hojaldre estirada en la encimera, se cortan rectángulos con las dimensiones de la salchicha y que la envuelva.

A continuación encima de cada rectángulo de hojaldre, se coloca para cubrirlo una loncha de bacon y encima del bacon una loncha de queso, hasta cubrir el hojaldre.

Por último se coloca la salchicha y se enrolla hasta cerrarlo.

En el horno precalentado a 180º, se introducen las salchichas y se deja unos 10 minutos, o a ojo hasta que veamos que coja un colorcito dorado y listos para comer.

Acompañado de las Bacon Cheese Fries Caseras… ummm delicioso

Quizás también te interese:

Quiche Lorraine (Bacon y Queso)

Quiche Lorraine (Bacon y Queso)
Quiche Lorraine (Bacon y Queso)

La primera vez que probé una Quiche casera fue en casa de Bego y Toni, y fue gula a primera vista!! … o sea la devoré en un plis y me quedé con las ganas de hacerla en alguna otra ocasión. Esta vez tenía una oportunidad para cocinar para los amigos y estrenar la receta que me hizo llegar amablemente Toni y que ahora comparto con vosotros.

Con el lio de la cena no pude hacer fotos al proceso y no son mías las del resultado final, pero os pongo otras que he visto por la red y que son de la misma receta. La misma pinta deliciosa tenía. También os pongo unas curiosidades que he encontrado sobre ella en el blog Las recetas de mamá (que de ahí es de donde la sacó Toni por lo que he visto):

Esta tarta salada es un clásico de la cocina francesa. Fue creada en torno al siglo XVI en la región de la Lorraine. Una quiche se puede hacer con muchos rellenos diferentes, pero una “quiche lorraine” se prepara con nata, huevos, bacon ahumado y queso.

Para realizarla necesitamos los siguientes ingredientes:

Masa Quebrada (yo usé la de la Cocinera)
200 g de bacon ahumado
200 g de queso emmental rallado
una cucharada de aceite
200 ml de nata
100 ml de leche
4 huevos
sal y pimienta

Elaboración:
Podéis preparar vosotros si queréis la masa quebrada (en el enlace de las recetas de mamá está) pero yo sinceramente os recomiendo que uséis cualquier masa quebrada que venden en los supermercados, la que yo usé de la cocinera me fue genial y te ahorra tiempo y convierte este plato en algo rápido y sencillo de hacer sin tener que meter las manos en harina.
Primero tenéis que precalentar el horno hasta que alcance los 180º, mientras podéis colocar la masa quebrada sobre una tartera redonda desmoldable. La colocáis y elimináis la masa que os sobre en los bordes con la ayuda de un cuchillo. La masa quebrada no sube tanto como el hojaldre, pero para aseguraros de que no suba podéis usar el truquillo de poner sobre la masa unos cuantos garbanzos a la hora de meterla al horno y la pinchamos con un tenedor. Introducimos la tartera en el horno durante 15 minutos a 180º.

ponemos garbanzos o almendras para que hagan peso y no suba

Cuando esté lista la sacamos del horno y nos preparamos para rellenarla.
Podemos preparar el relleno mientras que ésta esté horneándose: para ello freímos en una sartén el bacon que puede ser a taquitos o a lonchas cortadas en tiras pequeñas, yo lo hice de esta última forma. Cuando esté frito lo ponemos en un plato con un papel para que absorba el aceite sobrante.
Se baten los huevos en un bol y se mezclan con la nata y la leche, se sazona con sal y pimienta.
Ponemos el queso rallado dentro de la tartera con la masa quebrada e incorporamos también el bacon. Sobre ellos vertemos todo lo que hemos mezclado en el bol (huevo, nata y leche).
Introducimos la quiche en el horno y horneamos durante unos 30 minutos a 180º (hasta que veamos que ha cuajado el huevo y la nata, comprobando esto último pinchando con un palillo y viendo que este sale limpio sin restos de masa).

Nosotros la tomamos templada, pasados unos minutos tras sacarla del horno y fué todo un éxito. También se puede tomar fría, con lo que está bien para cenas así en plan de picar un poco de todo puesto que la puedes dejar hecha un par de horas antes de que lleguen tus invitados y te evitas estar metida en la cocina.
Esa noche también nos deleitamos con las Chistorras con pistachos y la Pastela Moruna que puse en anteriores posts, un lujo para nuestras tripas. Buen provecho!!

Quizás también te interese:

Pollo con Costra a la Italiana

Pollo con Costra a la Italiana
Pollo con Costra a la Italiana

Hacía tiempo que no sentía en la boca una fiesta de sabores, y que no disfrutaba tanto comiendo un plato. Tanto que me he quedado con ganas de repetir y nos ha sabido a poco.
De nuevo en el blog de “Anitacocinitas” vi esta receta que me llamó la atención por su sencillez y porque intuía de todas todas que iba a estar buenísimo el plato: Pollo con costra a la italiana.

Para realizarla necesitamos los siguientes ingredientes (2 personas):

– 2 pechugas de pollo enteras o 4 filetes finos
– 2 cucharadas soperas de mayonesa
– 40 g de queso Grana Padano en polvo
– Una cayena
– 5 hojas de albahaca fresca
– 3 tomates secos (los encontré en la frutería de mercadona)
– 7 g de pan rallado
– Orégano

La preparación es sencilla y requiere muy poco tiempo.

Precalentamos el horno a 220º.

Colocamos en una fuente de horno las pechugas fileteadas, el que sean mas finas o gruesas simplemente influirá en el tiempo que lo tengamos luego en el horno. Yo tenía pechugas de corte mas bien fino con lo que puse 4 filetes para dos personas, si son mas gruesas puedes reducirlo a una pechuga por persona.

Ingredientes

Ponemos en un cuenco las dos cucharadas de mayonesa, 30g del queso en polvo, los tomates secos muy picaditos (desde hoy son fan!), la cayena desmenuzada, la albahaca (o hierbabuena) muy picada y un poco de orégano.

metemos y mezclamos los ingredientes en un bol

Mezclamos bien y extendemos sobre la superficie del pollo con la ayuda de una espátula procurando que quede bien cubierto.

con una espátula cubrimos las pechugas

Por otro lado, mezclamos el resto del queso, el pan rallado y el orégano y espolvoreamos sobre la mezcla anterior. Si os gusta el queso sed generosos con él.

Espolvoreamos el queso y el pan rallado con orégano

Horneamos 15 minutos a 220º (20 minutos si las pechugas son mas gruesas) y tendrás la cocina con un olor a albahaca y queso impresionante!! Ya huele igual de bien que sabe.

Pechugas con costra italiana

A disfrutar de la fiesta de notar el tomate y la albahaca en tu boca y de vez en cuando el picantito de la cayena. De verdad que triunfaréis con este plato. Yo ya me estoy planteando hacerlo para mis próximos invitados 🙂

“Orgastronómico”!!!

Quizás también te interese:

Brownie dos chocolates

Brownie dos chocolates
Brownie dos chocolates

Hoy es el cumple de mi novio y para celebrarlo esta mañana le he preparado algo de chocolate para darle el capricho y para que tenga un lugar donde soplar sus velas ;P.
En el blog de cocina Anitacocinitas vi este Brownie con dos chocolates, que a mi que no soy chocolatera hasta me pareció delicioso, así que a experimentar y a hacer mi primer brownie. Para hacer el Brownie 2 chocolates (6 raciones) necesitarás:

– 100g de chocolate negro fondant
– 100g de chocolate blanco (sustituir por chocolate negro para la receta clásica)
– 100g de mantequilla
– 100g de azúcar
– 4 huevos
– 80g de harina
– 1 cucharadita de postre de bicarbonato
– 1 cucharadita de postre de azúcar avainillado
– Un poco de cacao en polvo (Nesquik, Colacao)
– 70g de nueces

Precalentamos el horno a 180º y untamos el molde con mantequilla (si es cuadrado o rectangular, de unos 20x20cm mejor,el mio era un poco mas alargado y por eso no me salió muy alto). Podrás desmoldar el brownie fácilmente si sobre la mantequilla espolvoreas un poco de cacao en polvo (que se quedará pegado a la mantequilla).

Comenzamos derritiendo en dos cuencos aparte cada uno de los chocolates con la mitad de la mantequilla. Podemos hacerlo en el microondas en tiempos cortos o al baño maría. Vamos dando vueltas hasta que se funda del todo el chocolate. Una vez que se han convertido en unas cremas, las reservamos.

Fundimos los chocolates en el microondas por separado

Tomamos dos recipientes más grandes y añadimos en cada uno de ellos 2 huevos junto a 50g de azúcar y batimos con las varillas un par de minutos, hasta lograr una mezcla espumosa (huevos+ azúcar). Añadimos a cada una de las mezclas 1/4 de cucharadita de bicarbonato y un poco de azúcar avainillado.

Añadimos el chocolate negro a uno de los cuencos con huevo y mezclamos hasta que sea uniforme e incorporamos 40g de harina tamizada, ve echándola poco a poco para que no se te hagan grumos. Mezclamos bien con una cuchara y reservamos.

Añadimos el chocolate a los huevos con el azúcar

Repetimos con el otro cuenco añadiendo el chocolate blanco el mismo proceso: incorporar la harina y mezclar.

Aspecto del chocolate blanco tras mezclarlo con los huevos

Ahora hay que poner las dos mezclas en el molde, no hace falta que las juntes, queda mejor si las pones un poco al tún-tún en el molde, para así tener trocitos de brownie de los dos sabores juntos pero no revueltos.

Vertemos las dos cremas de chocolate en el molde

Rompemos un poco las nueces con los dedos y las pasamos por cacao en polvo. Las dejamos caer por encima del brownie, de forma que queden repartidas por la superficie y con la ayuda de un tenedor las hundimos en la masa e igualamos la superficie si hace falta.

Masa "alborotada" tras la lluvia de nueces 🙂

Y ya la tenemos lista para meterla en el horno, en mi caso se ha hecho en unos 25-30 minutos.Cada horno es un mundo, pero id comprobando si está listo (pinchando con un palillo que si sale limpio os dirá que está listo) a partir de 20 minutos. Si veis que le queda por hacerse un poco y teméis que se os queme la superficie podéis taparlo con un poco papel de aluminio para que no se os queme. De todas formas como es de chocolate se queda morenita la superficie, no os asustéis.

brownie antes de ser descuartizado

Y cuando lo partes es cuando puedes apreciar los dos chocolates, partes blanquitas y negritas :D. No ha quedado como los brownies que sirven por ahí que son contundentes y un mazacote de bizcocho achocolatado, esté está mas jugoso y esponjoso. La verdad es que es más como un bizcocho, quizás por eso me ha gustado también a mi un montón. Qué decir!! Que está buenísimo.

Brownie dos chocolates

Nosotros nos lo hemos comido con un poquito de nata montada y acompañando un cafetito ya de lujo!!
Por cierto… Feliz Cumpleaños cariño!!

Feliz Cumpleaños Jose!


Por cierto he observado que el Brownie mejora de sabor si lo comes al día siguiente, parece ser que se asientan mejor los sabores como el chocolate pasados unos días. Así que sírvelo al día siguiente, está mas rico.

Quizás también te interese:

Aneto con salsa castellana

Aneto con salsa castellana
Aneto con salsa castellana

Fui a visitar a mis suegros a Jerez y de regalo me encontré con todos los ingredientes para realizar un buen puchero y con un par de Anetos!! Aun no los había probado (si me habían hablado de ellos) y ya que los tenía me las ingenié para buscar la receta de la salsa castellana que es con lo que se suelen comer. Así que el domingo mi novio y yo disfrutamos de un buen Aneto con Salsa Castellana.

Ingredientes para 2 personas:

– 2 Anetos (filetes de pollo rellenos de queso y de jamón serrano empanados)
Salsa Castellana:
– 1 cebolla
– 3 o 4 Champiñones pequeños
– Medio vasito de vino blanco
– Media pastilla de avecrem
– Una hojita pequeña de laurel
– Aceite, Agua, Pimienta negra molida
– Taquitos de Jamón serrano o Bacon.

Los Anetos aquí por el sur parece ser que en las carnicerías los venden preparados, los que me dió Pepa venian listos ya. Pero los puedes preparar tú mismo y no es complicado. Simplemente es una pechuga de pollo abierta como un librito en la que metes una loncha de jamón serrano y otra de queso que funda facilmente. Después hay que empanar la pechuga rellena con harina, huevo y pan rallado.

Anetos preparados

La salsa no es nada complicada y acompaña muy bien cualquier tipo de carne. Para hacerla pica bien la cebolla y los champiñones en láminas.

Pica fina la cebolla y lamina los champiñones

Ponlos en una sartén con aceite y cuando empiecen a hacerse (cebolla tono doradito y el champiñón se vaya poniendo mas blandito) añade la hojita de laurel, la pimienta, la media pastilla de avecrem y los taquitos de jamón o bacon.
A continuación pon el medio vasito de vino blanco y si lo deseas un chorrito de agua. Dejamos que hierva y que reduzca poco a poco el caldo a fuego lento. Conseguiremos al final una salsita algo densa con la que acompañaremos los anetos.
Mientras que la salsa se va reduciendo aprovecharemos para freir en una sartén con abundante aceite los anetos, que los tendremos listos en un par de minutos.No poned el fuego demasiado fuerte para que se vaya haciendo la pechuga bien y no se queme pronto el rebozado.

Aneto con Salsa Castellana

A mi novio no le sientan muy bien los champiñones, con lo que opté por ponerle poquitos y acompañarlo con patatas fritas de las buenas. Tampoco está mal esa combinación.

Aneto con patatas fritas y salsa.

Quizás también te interese:

Piña Caracas con queso y nueces

Piña Caracas con queso y nueces
Piña Caracas con queso y nueces

Quien me conoce sabe de sobra que no soy lo que se dice un chef; no tengo ni la habilidad ni la inspiración para serlo, y normalmente dejo la cocina mínimamente sofisticada a la gente a la que le gusta de verdad. Eso sí, como todo escribiente tiene un borrón, tengo un plato que preparo habitualmente y que es un éxito asegurado. Es un entrante (aunque haya gente que insista en que es un postre) de queso con piña, pero con un punto especial que le hace tener un sabor delicioso.

No sé si este entrante tiene un nombre concreto; lo probé en la boda de unos amigos venezolanos, así que supongo que será típico de aquel país. Lo que sí que se es que todo el que lo prueba acaba repitiendo 😀 Este muy sencillo de preparar; la única pega es que la preparación es un poco tediosa, pero aquellos de vosotros que tengáis un robot de cocina podéis ponerlo a trabajar y ahorraros un buen rato de andar removiendo.

INGREDIENTES
-Un bote mediano de rodajas de piña en su jugo, o cantidad equivalente de piña troceada (~ 400-500 gr.)
-Unos 100 gr. de nueces (peladas)
-Un par de tarrinas de queso Philadelphia o equivalente (~500 gr.)
-Vinagre y azúcar (una taza de cada)
-Crackers salados para servir (o cualquier modalidad de panecillo al gusto)

Os recomiendo comprar nueces ya peladas y la piña ya troceada para ahorrar tiempo, aunque obviamente si tenéis paciencia podeis usar igual nueces enteras o piña en rodajas. También recomiendo usar vinagre de vino (luego explicaré porqué) y azúcar blanquilla (con azúcar moreno no lo he probado).

PREPARACIÓN DE LA COBERTURA

La preparación de la cobertura es muy sencilla, aunque es el punto más aburrido de la preparación del plato porque exige estar un buen rato remueve que te remueve. En un cazo ponemos una taza de vinagre, una taza de azucar y la piña (si tenéis la piña en rodajas, troceadla a daditos no demasiado grandes). Aunque en principio sea sorprendente (a mí me lo pareció, desde luego), no hace falta más que el vinagre, la piña y el azúcar. De hecho, es mejor escurrir el jugo, porque si no estaréis todavía más rato.

A continuación, la mezcla se pone a fuego medio-bajo sin parar de remover. Con el tiempo el líquido se irá evaporando; la idea es llevarlo a un punto tal en el que quede un almíbar muy espeso (el líquido que quede debe tener apenas un par de milímetros de profundidad). Aquellos afortunados que tengan Thermomix o similar pueden ponerlo en la posición de remover y dejarlo trabajar tranquilo; al resto de los mortales nos toca estar removiendo y esnifando vapores de vinagre durante un buen rato (a mí me suele tardar en reducirse entre 45 y 60 minutos).

El resultado final es una masa de piña troceada y una pequeña cantidad de almíbar bastante viscoso (cuando se enfríe se quedará mucho más sólido). Puede que la piña se haya oscurecido un poco porque tiende a coger el color del vinagre, de modo que es mejor usar vinagres claros que oscuros (por ejemplo, si usais vinagre de Jerez la piña os quedará muy negra, aunque está buena igual). La piña “en su almíbar” se mete en la nevera durante unas horas hasta que esté bien fría.

PREPARACIÓN DE LA BASE

La base es simplemente queso de untar con nueces, que colocaremos estratégicamente en un recipiente adecuado. Troceamos las nueces peladas para que los trocitos no sean muy grandes, extendemos una capa de queso, espolvoreamos las nueces, extendemos otra capa y alisamos el conjunto. La idea es que quede una base plana de queso con las nueces dentro de manera más o menos homogénea.

Lo ideal es que esta base mida como dos dedos de alto. Con las cantidades que hay en la receta, esto corresponde a un recipiente más o menos del tamaño de una cuartilla. En la preparación de las fotos me salieron dos recipientes del tamaño que se muestra.

PRESENTACIÓN FINAL

Una vez esté bien fría la piña, se vierte sobre la base extendiéndola uniformemente y se sirve con cualquier panecillo o similar que sirva de base (yo suelo usar crackers salados, que le van estupendamente). Para servir, basta con llevar el cuchillo hasta abajo del recipiente y sacar un poco de todo: piña, queso y nueces. Y… ¡a chuparse los dedos!

Aunque está mejor recien hecho, este plato aguanta varios días en la nevera por si sobra, dado que, a pesar de lo rico que está, es bastante contundente… Y no es plan de derivar la atención del plato principal de la comida, ¿no? 🙂

Quizás también te interese:

Búhos de huevos rellenos

Búhos de huevos rellenos
Búhos de huevos rellenos

Una forma de preparar huevos rellenos para niños o para ocasiones especiales es darles esta forma tan graciosa, haciendo que parezcan una lechuza o un búho. Vamos a ver como se preparan y qué necesitamos.

Ingredientes:
Huevos
mayonesa
queso parmesano rallado
aceitunas
pimientos rojos asados
zanahorias hervidas

Primero hervimos los huevos poniéndolos en una cacerola con agua fría durante unos 15-20 minutos. Los dejamos enfriar en agua fría antes de pelarlos. Una vez eliminada la cáscara, les hacemos un corte en la base para poder ponerlos de pie.
Cortamos ahora los ingredientes que nos servirán para formar el búho. Cortamos las aceitunas verdes en rodajas finas, las zanahorias en bastoncitos y el pimiento en cuadritos.

Aparte mezclamos un poco de mayonesa con queso parmesano para formar una pasta, para el relleno, aunque se pueden rellenar como uno desee.
Ahora, sobre un plato o bandeja, colocamos el huevo untando previamente la base con un poco de mayonesa de queso para poder pegar los pies del búho. Los haremos con triangulitos de zanahoria cortados de los bastoncillos.

Coronamos el huevo en el extremo superior como vemos en la foto para poder pegar los ojos y la nariz. Los ojos son rodajas de aceitunas rellenas con los trozos de pimiento. La nariz, otro trozo de zanahoria (o de remolacha, pepinillo…) También podemos cortar el huevo a la altura que habíamos colocado la pasta, poner un poco de este relleno y volver a cerrarlo presionando para que asome la masa.

Y a triunfar en la mesa con esta receta tan creativa, otro plato ideal para las fechas navideñas que se acercan en estos días.

Fuente: Recetín

Quizás también te interese: