Category Archives: Cocina creativa

Galletas de Mantequilla – Planeta Cookie

Galletas de Mantequilla – Planeta Cookie

¿Mucho tiempo sin dejar recetas aquí verdad?  Es lo que tiene estar centrando energías en un nuevo proyecto. Descubrí la repostería creativa, en concreto las galletas decoradas, y junto con Puriruri hemos creado un pequeño proyecto: Planeta Cookie.

Tanto en Facebook como por internet nos podéis seguir la pista, al menos para no tener muy desértico esto compartiremos las recetas de galletas y cupcakes que vayamos haciendo en el otro blog. Aquí os dejamos con la receta básica de galletas de mantequilla espero que la disfrutéis y si no conocéis Planeta Cookie os invito a pasaros a conocernos.

https://www.facebook.com/PlanetaCookie

www.planetacookie.es

La receta que usamos para realizar las galletas de Planeta Cookie es muy sencilla y como nos dijeron en el curso donde nos la enseñaron, Tarta Chic, es infalible y rara vez da problemas con la textura y el horneado.

Algunas amig@s nos habéis preguntado por la receta, porque queréis probar en casa, así que la vamos a compartir aquí intentando hacer un pequeño paso a paso.

También en posteriores entradas pondremos otras recetas que hemos usado y que han dado buen resultado. Yo utilizo una amasadora/batidora Kenwood y la receta en este robot de cocina funciona a la perfección. Con la Thermomix Puri ha tenido algún problema con la consistencia de la masa que finalmente ha podido arreglar con alguno de los trucos que os enseñaremos, pero todo es probar.

Para hacer galletas de mantequilla con aroma a vainilla necesitaréis los siguientes ingredientes:

  • 250 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente, sácala una hora antes de la nevera)
  • 250 gramos de azúcar blanca
  • 1 huevo entero (L)
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla (en todos los supers hay)
  • un pizca de sal (si usamos mantequilla sin sal)
  • 480 gramos de harina de repostería 

Tendréis que tener a mano los siguientes utensilios y electrodomésticos:

  • 2 bandejas de horno: Os recomendamos las que venden en Ikea, van de maravilla. Así podréis hornear varias tandas de galletas y cambiar de una bandeja a otra cuando se haya enfriado.
  • Un robot de cocina que amase ó Batidora/Amasadora eléctrica:  No sirven las batidoras normales. En el Lidl salen ofertones de vez en cuando y por menos de 30€ podéis agenciaros con una Amasadora eléctrica la mar de apañada y que hace esta receta y muchas otras cosas a la perfección, suscribiros al newsletter de ellos y os enteraréis de buenas ofertas en temas de repostería. Los robots de cocina son mas caros, hablamos de unos 300€ aprox. o más, depende del modelo y marca. Pero si vais a hacer mucha repostería valen la pena (yo ya amorticé el mio seguro jeje)
  • Un rodillo para amasar de madera: Podéis usar el de toda la vida (el de Ikea va de maravilla) o podéis agenciaros con unos la mar de guays que venden con unos anillos de plástico en los lados para tener la altura de la galleta igual en todos los estirados de masa. Nosotras os enseñaremos un truco sencillo y barato que te ahorra los ventitantos euros que cuesta ese y con el que conseguimos que nuestras galletas tengan todas el mismo grosor.
  • Papel vegetal o de horno: nos ayudaremos de él para estirar la masa.
  • Film transparente: para envolver la masa una vez hecha y meterla a enfriar al frigorífico.
  • Una espátula de silicona: con ella nos ayudaremos para colocar bien la masa dentro del robot, redistribuirla y levantar las galletas para trasladarlas a la bandeja de horneado.
  • Cortapastas: para dar formas a nuestras galletas (redondas, cuadradas, figuras… imaginación al poder)
  • Horno: No necesita ser especial, el de casa seguro que os vale, ya que haremos nuestras galletas a altura media y a 180º.

En fin, vamos al grano… que esto es importante para que no os veáis sin nada imprescindible pero lo que queréis saber es como hacer las galletas. Así que vamos a ello:

Preparación

  1. Cortamos la mantequilla en dados para que sea más sencillo que el robot de cocina la mezcle. Batimos con una velocidad baja-media.
  2. Cuando la mantequilla esté batida añadimos el azúcar gradualmente hasta que quede bien integrado, batimos durante unos minutos a velocidad media hasta que veamos que queda una mezcla homogénea.
  3. Incorporamos el huevo a la mantequilla y el azúcar, y mezclamos a una velocidad baja unos segundos.
  4. Ahora es el momento de añadir la esencia de vainilla, cucharadita y media (o siguiendo las recomendaciones de la marca que useis). Si es concentrada recordad que con unas gotas bastará… nada de cucharadas. Mezclad unos segundos hasta que quede integrada.
  5. En un bol tendremos lista la harina a la que habremos añadido una pizca de sal. Esta harina la vamos a ir incorporando gradualmente a la masa que tenemos en el robot con la ayuda de una cuchara. Poquito a poco para que así se vaya integrando bien, parando el cacharro de vez en cuando para quitar la masa que se nos quede por los bordes y meterla al centro con la ayuda de la espátula. Todo bien mezcladito. Esto hacedlo a una velocidad media-baja (al final le pillaréis el tranquillo a vuestro robot)
  6. Si todo ha ido bien habréis obtenido una masa elástica que no se os pegará a los dedos cuando la toquéis y se despegará como si nada de la espátula amasadora del robot de cocina.

¿Masa demasiado pegajosa? Solución: añade más harina, ve añadiendo cucharadita a cucharadita y ve probando hasta que la masa no se pegue a tus manos.

¿Masa demasiado quebradiza y seca? Solución: Añade una cucharadita de leche y vuelve a amasar. Repite esto las veces necesarias hasta conseguir la textura que buscamos.

La bola de masa pártela en 4 partes, envuelve cada una de ellas por separado en film transparente y mételas en el frigo. Una vez que han estado en la nevera durante al menos 1 hora, las bolas de masa se habrán endurecido, y esta mayor consistencia que toma la mantequilla al enfriarse nos permitirá amasar y estirarlas con mayor facilidad. El calor es el mayor enemigo de la masa, ya que hace que pierda consistencia provocando que cuando vayamos a cortar las galletas éstas corran el riesgo de deformarse.

Así que nos preparamos para Amasar!! Para ello:

  1. En la bancada de la cocina ponemos un trozo de papel vegetal y cortamos otro trozo del mismo tamaño. Pondremos el trozo de masa entre ambos papeles de horno. Usamos papel de horno porque es antiadherente y hace que no se nos pegue la masa ni a la mesa de trabajo ni al rodillo.
  2. Cogemos el rodillo de amasar y estiramos la masa pasándolo sobre el papel de horno que contiene dentro la masa. Y ahora viene el truco del almendruco para obtener la masa de un grosor igual en todas nuestras galletas. Con dos listones de madera que podéis comprar por cuatro chavos en el Leroy Merlin, por ejemplo, os montáis este chiringuito que véis en la foto.
  3. Las maderas tienen que tener una altura de 6mm aprox. Este grosor de galleta nos permitirá poder trabajar con ellas sin riesgo de que se nos rompan con facilidad cuando estemos decorándolas.
  4. Una vez estirada la masa procedemos a cortar las formas que queramos dar a las galletas con un cortador. Sólo tienes que presionar fuerte para que se corte bien e intenta optimizar bien el espacio para aprovechar bien la masa.
  5. Mientras que estamos estirando una bola de masa deja el resto de bolas envueltas en film transparente dentro del frigo, sácalas conforme las vayas necesitando.
  6. Los recortes (los restos de masa que quedan entre cada figura recortada) de cada bola puedes reutilizarlos para hacer otra bolita nueva y estirarla mas tarde, tras tenerla unos minutos en el frigo para que tome firmeza de nuevo la mantequilla. No recomiendan reutilizar los recortes mas de 3 veces porque al parecer pierde propiedades la masa y no salen igual esas galletas. Yo  he llegado hasta ahí y me han salido bien.

Ahora toca preparar las galletas para su Horneado.

  1. Recortadas las figuras en el papel vegetal las trasladamos a la bandeja del horno con la ayuda de una espátula, levantamos con cuidado por uno de los extremos y con las manos y la espátula las llevamos a la bandeja.
  2. En la bandeja del horno deja espacio entre las galletas (3cm) porque cuando las horneamos estas aumentan de tamaño levemente y si las pegas mucho pueden llegar a tocarse unas con otras y deformarse.
  3. Hay que precalentar el horno a 180º.
  4. El tiempo que tienen que estar las galletas en el horno, pues está sobre los 8 minutos. Pero como cada horno es un mundo yo te recomiendo que no les quites ojo la primera vez … y cuando veas que los bordes de las galletas empiezan a dorarse un poquito… entonces es el momento de sacarlas del horno. Aunque tengan aspecto blanquecino eso es normal.
  5. Es recomendable meter en una hornada galletas del mismo tamaño, ya que cuando mas pequeña es una galleta antes se hace y puede que unas se os quemen y otras se queden a medio camino. Así que todas juntitas de un tamaño similar.
  6. Cuando saques las galletas del horno, no las quites inmediatamente de la bandeja. En esos momentos la galleta está muy blanda y las podrías romper. Tienes que esperar unos 5 minutos a que pierdan algo de temperatura para poder quitarlas de ahí.
  7. Una vez transcurrido ese tiempo pásalas a una rejilla para enfriarlas (esta es una “rejilla” la mar de apañada.. Ikea otra vez)
  8. En esa bandeja de horno que has sacado puedes ir poniendo otra tanda de galletas una vez esté fria  (ayúdate poniéndola bajo el grifo de agua fría). De todas formas las de Ikea pierden temperatura rápidamente, entre que estiro la masa otra vez y corto las figuras ya está lista para recibir mas galletitas 🙂

Y bueno, creo que esto es todo lo referente a la receta y cómo hacer unas galletas de mantequilla básicas. Esperamos que os haya sido de utilidad y que en casa lo paséis tan bien como nosotras comiendo galletas.

Poco a poco iremos compartiendo con todos las recetas que más nos gustan y haremos algún making of de alguna galleta decorada, para que veais cómo las hacemos.

Contacta: hola@planetacookie.es

 

Quizás también te interese:

Perrito Caliente con Hojaldre

Perrito Caliente con Hojaldre
Perrito Caliente con Hojaldre

Para preparar los perritos calientes necesitamos:

Lámina de masa de hojaldre
Salchichas (al gusto)
Lonchas de Bacon
Lonchas de queso

 

Se coloca la lámina de hojaldre estirada en la encimera, se cortan rectángulos con las dimensiones de la salchicha y que la envuelva.

A continuación encima de cada rectángulo de hojaldre, se coloca para cubrirlo una loncha de bacon y encima del bacon una loncha de queso, hasta cubrir el hojaldre.

Por último se coloca la salchicha y se enrolla hasta cerrarlo.

En el horno precalentado a 180º, se introducen las salchichas y se deja unos 10 minutos, o a ojo hasta que veamos que coja un colorcito dorado y listos para comer.

Acompañado de las Bacon Cheese Fries Caseras… ummm delicioso

Quizás también te interese:

Arroz tricolor

Arroz tricolor
Arroz tricolor

Como acompañamiento de muchos platos solemos poner un poco de arroz blanco o bien lo tomamos cuando no estamos bien del estómago, pero este generalmente suele ser bastante “aburrido”. Para dar un toque de color y decorar vuestros platos os proponemos este truco para colorear el arroz y darle un toque mas distinguido o divertido.

Ingredientes:
210 g de arroz
Una pizca de colorante alimenticio.
2 cucharaditas del caldo de remolacha cocida.
Sal y agua.

Preparación:

Coceremos el arroz en agua salada durante aproximadamente 20 minutos. Dos y media medidas de agua por una de arroz, por si hay alguna duda.

Una vez cocido el arroz, lo separaremos en tres porciones de 70 g cada una de ellas. Los primeros 70 g de arroz lo dejaremos tal cual y comenzaremos con él a emplatar con ayuda de un aro.

Otros 70 g los rehogaremos en una sartén con un poco del colorante alimenticio y pondremos una capa de éste sobre el arroz blanco.

Los últimos 70 g los uniremos con las dos cucharadas del caldo de la remolacha caliente y mezclaremos bien para que coja color (si tiene mucho líquido eliminar el exceso). Pondremos la última capa de arroz morado sobre la de arroz amarillo.

El sabor no cambia pero queda muy colorido y vistoso. Es un buen recurso con el que decorar nuestros platos para estas fiestas o en ocasiones especiales.

Fuente: PequeRecetas

Quizás también te interese:

Búhos de huevos rellenos

Búhos de huevos rellenos
Búhos de huevos rellenos

Una forma de preparar huevos rellenos para niños o para ocasiones especiales es darles esta forma tan graciosa, haciendo que parezcan una lechuza o un búho. Vamos a ver como se preparan y qué necesitamos.

Ingredientes:
Huevos
mayonesa
queso parmesano rallado
aceitunas
pimientos rojos asados
zanahorias hervidas

Primero hervimos los huevos poniéndolos en una cacerola con agua fría durante unos 15-20 minutos. Los dejamos enfriar en agua fría antes de pelarlos. Una vez eliminada la cáscara, les hacemos un corte en la base para poder ponerlos de pie.
Cortamos ahora los ingredientes que nos servirán para formar el búho. Cortamos las aceitunas verdes en rodajas finas, las zanahorias en bastoncitos y el pimiento en cuadritos.

Aparte mezclamos un poco de mayonesa con queso parmesano para formar una pasta, para el relleno, aunque se pueden rellenar como uno desee.
Ahora, sobre un plato o bandeja, colocamos el huevo untando previamente la base con un poco de mayonesa de queso para poder pegar los pies del búho. Los haremos con triangulitos de zanahoria cortados de los bastoncillos.

Coronamos el huevo en el extremo superior como vemos en la foto para poder pegar los ojos y la nariz. Los ojos son rodajas de aceitunas rellenas con los trozos de pimiento. La nariz, otro trozo de zanahoria (o de remolacha, pepinillo…) También podemos cortar el huevo a la altura que habíamos colocado la pasta, poner un poco de este relleno y volver a cerrarlo presionando para que asome la masa.

Y a triunfar en la mesa con esta receta tan creativa, otro plato ideal para las fechas navideñas que se acercan en estos días.

Fuente: Recetín

Quizás también te interese:

Pingüinos de aceitunas con queso

Pingüinos de aceitunas con queso
Pingüinos de aceitunas con queso

Con esta receta iniciamos una nueva sección dentro de cocinicas… la cocina creativa , que por su originalidad y vistosidad seguro que triunfa entre los niños y los que no lo somos tanto pero si somos algo frikis.
Esta receta la vi hace tiempo por internet y me quedé prendada de los pingüinos así que ella va a ser la primera en romper el hielo. Y mi familia podrá disfrutar de esto estas navidades  seguro 🙂

Ingredientes:
– Un bote de aceitunas negras
– Un par de zanahorias
– Queso Philadelphia (o cualquier otro que sirva para untar)
– Unas tiras de pimiento del piquillo en lata

Cogemos una aceituna negra (a ser posible de las gordas), y le hacemos una incisión con un cuchillo afilado por un lateral, le extraemos el hueso y la rellenamos con queso crema tipo Philadelphia, reservamos.

Cortamos tantas rodajas de una zanahorias como pingüinos vayamos a realizar, efectuamos un corte tipo “cuña” no muy grande. Esa misma cuña de zanahoria se la incrustamos a otra aceituna negra de las normales.

Y hacemos aparecer el pingüino:
1º Ponemos de base la rodaja de zanahoria
2º Encima colocamos la aceituna rellena de queso, procurando que coincidan los cortes de la zanahoria y de la aceituna.
3º Terminamos con la aceituna que tiene incrustada la cuña de zanahoria, simulando el pico
4º Atravesamos el conjunto con un palillo.
5º Le colocamos una tira de pimiento entre ambas aceitunas simulando una bufanda.
6º Servimos acompañadas por una cervecita muy fresquita.

El relleno tiene todas las posibilidades del mundo, puedes variar el relleno de queso añadiendo salmón, perejil, jamón, alcaparras, etc., todo ello muy picadito.

Fuente: El aderezo

Quizás también te interese: