Coca amb Tonyina (Coca de atún)

Coca amb Tonyina (Coca de atún)
Coca amb Tonyina (Coca de atún)

La coca amb tonyina es el plato típico de las noches de San Juan alicantinas, con lo que es algo muy de la tierra. La primera vez que probé una me parece que fue la que hizo la madre de Bego, una vez que llevó al trabajo para que nos pusieramos finas en la oficina. Creo que fue entonces cuando tomé nota de la receta porque me estuvo buenísima. Y no sé si está tan buena como la de su madre pero mi versión de la receta no sale nada mal y cuando hago vamos!! Que suelen quedar solo miguitas de atún y de hojaldre en el plato, no es mala señal 😉

Vamos allá con los ingredientes:

– 5 latas de atún en aceite vegetal
– Un paquete de hojaldre congelado
– 2 huevos duros
– Un puñado de piñones
– 2 cebollas
– una pizca de harina (para estirar la masa de hojaldre)
– perejil

Sacamos del congelador la masa del hojaldre en láminas unos 30 minutos antes para que se descongelen y poder luego trabajar con ellas y añadirle la mezcla.

 

Mientras que se va descongelando podemos empezar a preparar la mezcla, es muy fácil y apenas tienes que cocinar. Se trocean las dos cebollas en trocitos pequeños y se frien en una sartén hasta que queden bien pochaditas. Añadimos a la sartén, cuando la cebolla esté lista, el contenido de las 5 latas de atún desmigajándolo bien y también añadimos el puñadito de piñones.

Yo añado todo a la sartén porque así me sirve para mezclarlo todo bien y en ese momento aprovecho también para espolvorearle un poquito de perejil. Todavía no entiendo bien el papel del perejil porque no es que le de un sabor especial, pero le da colorcillo al tema (yo vi que llevaba… pues yo le pongo).

Antes de verter la mezcla sobre el hojaldre, lo extenderemos un poco con un rodillo de madera, espolvoreando un poco de harina sobre la encimera de la cocina para que no se nos quede pegado como un chicle, ya sea al rodillo o a la encimera. Podeis no extenderla, pero si no lo haceis subirá mas el hojaldre y creo que no es necesario.. así también lograis una coca un poco mas grande.

 

Cuando esté extendida la masa, ponemos la mezcla sobre ella y añadimos los 2 huevos duros que previamente habremos cocido (yo tengo 15 min. los huevos y se cuecen bien.. ni idea del tiempo óptimo). Lo tapamos con la otra lámina de hojaldre que viene en la caja (en las de hacendado vienen dos y me viene de perlas para el invento), que habremos tratado de la misma forma que a la otra.

Para unir ambas partes, con un tenedor chafad los bordes de las masas, asi evitaremos que se fugue la mezcla y que al cogerla para comerla se nos descoyunte.

También es conveniente pinchar con un tenedor la superficie de la masa para que no suba demasiado.

Y para que quede con un aspecto doradito, la pintamos con un huevo batido usando una brocha muy mona que me compré en IKEA y que básicamente uso para cosas de repostería.

Y por último al horno durante unos 15-20 min a unos 220º, de todos modos no le quiteis mucho el ojo cuando lleve unos 15 min para que no se os chuscarre… no sería la primera ni la última vez.

Al final el resultado es un olor maravilloso en la cocina y el soborno para mi hermano para compensarle todas las veces que me ha llevado y traido al aeropuerto. Yo encantada de cocinar para él, es una buena causa.

Quizás también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *