Author Archives: neferett

El método del plato, una dieta equilibrada.

El método del plato, una dieta equilibrada.
El método del plato, una dieta equilibrada.

Desde hace unos meses por recomendación de mi doctora vengo utilizando este método del plato para así conseguir tener una alimentación más sana y equilibrada. En consecuencia estoy logrando perder peso que era el objetivo y además comer de todo y no aburrirme con la dieta.

Esto creo que es lo más importante cuando empiezas un cambio en tu alimentación, que no se convierta en una rutina con los mismos sabores, con restricciones de alimentos… si te aburres poco durarás con tu empeño de estar sano y obtener un peso adecuado a tu constitución.

Os cuento de que se trata esto de “El método del plato”.

 

A la hora de comer (mediodía y cena) nuestro plato de comida contendrá esta proporción de nutrientes que véis en el dibujo. Imaginamos que dividimos el plato (de unos 23 cm de tamaño) en 3 secciones:

  • La 1/2 del plato será para los VEGETALES: que pueden ser en crudo (ensaladas, tomate, zanahorias…) o cocidos (espinacas, judías verdes, champiñones, berenjenas…. ) Estos alimentos son bajos en calorías y aportan muchas VITAMINAS, con lo que podemos consumirlos en mayor cantidad.
  • La segunda mitad del plato la vamos a dividir en dos secciones:
    • 1/4 del plato será para los FARINÁCEOS: Es decir los cereales y derivados integrales (pan, pasta, arroz, mijo, copos de cereales, etc.), los tubérculos (patatas, boniato, yuca, etc.) y las legumbres (lentejas, garbanzos, habichuelas…). Es conveniente consumir los cereales y sus derivados integrales, los panes sin sal y los cereales con poco azúcar. Aquí tendremos el aporte de HIDRATOS DE CARBONO a nuestra dieta. El tamaño de la ración de estos será la de un puño cerrado.
    • El otro 1/4 del plato será para los alimentos que nos aporten PROTEÍNAS: Carne, pescado y huevos. Se recomienda elaborarlos principalmente a la plancha o al horno y el tamaño de la porción no ha de ser más grande que la palma de nuestra mano (sin los deditos).

De postre podemos tomar una pieza de fruta o un yogurt. La bebida agua o bebidas no azucaradas.

De este modo logramos controlar las cantidades de los alimentos que tomamos. Reducimos cantidades de aquellos que tienen un aporte calórico mayor e incrementamos el consumo de aquellos que lo tienen más bajo.

Al final acabamos comiendo un poco de todo y eso es lo que más me gusta de este plan, que no tengo necesariamente que renunciar a nada, solo reducir la cantidad.  Pero eso no significa que vayas a pasar hambre, no pasarás hambre si cumples el realizar tus 5 comidas diarias:

  1. Desayuno: en el que debes intentar introducir cereales, lácteos y fruta para que este sea saludable.
  2. Media mañana: con alguna pieza de fruta o yogurt.
  3. Comida: con tu método del plato.
  4. Merienda: con alguna pieza de fruta o yogurt.
  5. Cena: con tu método del plato.

Así evitarás llegar con un ansia viva a la siguiente comida y harás que tu cuerpo consuma más calorías al no activarse los mecanismos de reserva de energía.

En Cocinicas os iré mostrando algunas de los platos que voy elaborando con este método para daros ideas por si os animáis. Además son aptos para toda la familia y muy variados.  Los encontraréis bajo la categoría/etiqueta método del plato.

Tras varios años de parón es una forma de activar el blog y además haciéndolo con comida saludable, un incentivo más para seguir cocinando y comiendo esos platos si luego puedo compartir la experiencia con vosotros. Por el momento vamos ya cerca de los 6kg en menos de dos meses, con lo que el efecto del cambio en mi alimentación es bastante notable. Ya os iré contando como va la cosa.

 

Quizás también te interese:

Crema de Limón

Crema de Limón

La receta de hoy sirve como relleno de bizcochos, volovanes, cupcakes… lo que se os ocurra.

La busqué entre mis notas de cocina para compartirla con mi madre… pero he pensado que hace mil que no escribimos en cocinicas, así que vamos a darle contenido a esto 🙂

Ingredientes:

  • Zumo de 2 limones
  • 3 huevos
  • 120 gr de azúcar moreno
  • 100 gr de mantequilla
  • 1 poco de cáscara de limón.

Elaboración:

Lavar bien los limones. Quitamos la piel con cuidado de no rallar la parte blanca, que amarga mucho. En un cazo ponemos la cáscara y el zumo de los dos limones, el azúcar  y calentamos a fuego medio pues solo buscamos que se disuelva el azúcar ya que si hierve luego sabrá a quemado.

Una vez disuelto, apartamos del fuego y dejamos que se enfríe levemente para incorporar los huevos batidos (que no queme mucho la crema para que no se cuajen los huevos)

Batimos bien  y colocamos de nuevo a fuego lento  e incorporamos la mantequilla en trozos para que se disuelva mejor.

Esta crema está para pasar los dedos por el bol y no dejar rastro. Va a ser la excusa para que haga unos cupcakes de nuevo y los rellene con esto… Mmmm…

Quizás también te interese:

Galletas de Mantequilla – Planeta Cookie

Galletas de Mantequilla – Planeta Cookie

¿Mucho tiempo sin dejar recetas aquí verdad?  Es lo que tiene estar centrando energías en un nuevo proyecto. Descubrí la repostería creativa, en concreto las galletas decoradas, y junto con Puriruri hemos creado un pequeño proyecto: Planeta Cookie.

Tanto en Facebook como por internet nos podéis seguir la pista, al menos para no tener muy desértico esto compartiremos las recetas de galletas y cupcakes que vayamos haciendo en el otro blog. Aquí os dejamos con la receta básica de galletas de mantequilla espero que la disfrutéis y si no conocéis Planeta Cookie os invito a pasaros a conocernos.

https://www.facebook.com/PlanetaCookie

www.planetacookie.es

La receta que usamos para realizar las galletas de Planeta Cookie es muy sencilla y como nos dijeron en el curso donde nos la enseñaron, Tarta Chic, es infalible y rara vez da problemas con la textura y el horneado.

Algunas amig@s nos habéis preguntado por la receta, porque queréis probar en casa, así que la vamos a compartir aquí intentando hacer un pequeño paso a paso.

También en posteriores entradas pondremos otras recetas que hemos usado y que han dado buen resultado. Yo utilizo una amasadora/batidora Kenwood y la receta en este robot de cocina funciona a la perfección. Con la Thermomix Puri ha tenido algún problema con la consistencia de la masa que finalmente ha podido arreglar con alguno de los trucos que os enseñaremos, pero todo es probar.

Para hacer galletas de mantequilla con aroma a vainilla necesitaréis los siguientes ingredientes:

  • 250 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente, sácala una hora antes de la nevera)
  • 250 gramos de azúcar blanca
  • 1 huevo entero (L)
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla (en todos los supers hay)
  • un pizca de sal (si usamos mantequilla sin sal)
  • 480 gramos de harina de repostería 

Tendréis que tener a mano los siguientes utensilios y electrodomésticos:

  • 2 bandejas de horno: Os recomendamos las que venden en Ikea, van de maravilla. Así podréis hornear varias tandas de galletas y cambiar de una bandeja a otra cuando se haya enfriado.
  • Un robot de cocina que amase ó Batidora/Amasadora eléctrica:  No sirven las batidoras normales. En el Lidl salen ofertones de vez en cuando y por menos de 30€ podéis agenciaros con una Amasadora eléctrica la mar de apañada y que hace esta receta y muchas otras cosas a la perfección, suscribiros al newsletter de ellos y os enteraréis de buenas ofertas en temas de repostería. Los robots de cocina son mas caros, hablamos de unos 300€ aprox. o más, depende del modelo y marca. Pero si vais a hacer mucha repostería valen la pena (yo ya amorticé el mio seguro jeje)
  • Un rodillo para amasar de madera: Podéis usar el de toda la vida (el de Ikea va de maravilla) o podéis agenciaros con unos la mar de guays que venden con unos anillos de plástico en los lados para tener la altura de la galleta igual en todos los estirados de masa. Nosotras os enseñaremos un truco sencillo y barato que te ahorra los ventitantos euros que cuesta ese y con el que conseguimos que nuestras galletas tengan todas el mismo grosor.
  • Papel vegetal o de horno: nos ayudaremos de él para estirar la masa.
  • Film transparente: para envolver la masa una vez hecha y meterla a enfriar al frigorífico.
  • Una espátula de silicona: con ella nos ayudaremos para colocar bien la masa dentro del robot, redistribuirla y levantar las galletas para trasladarlas a la bandeja de horneado.
  • Cortapastas: para dar formas a nuestras galletas (redondas, cuadradas, figuras… imaginación al poder)
  • Horno: No necesita ser especial, el de casa seguro que os vale, ya que haremos nuestras galletas a altura media y a 180º.

En fin, vamos al grano… que esto es importante para que no os veáis sin nada imprescindible pero lo que queréis saber es como hacer las galletas. Así que vamos a ello:

Preparación

  1. Cortamos la mantequilla en dados para que sea más sencillo que el robot de cocina la mezcle. Batimos con una velocidad baja-media.
  2. Cuando la mantequilla esté batida añadimos el azúcar gradualmente hasta que quede bien integrado, batimos durante unos minutos a velocidad media hasta que veamos que queda una mezcla homogénea.
  3. Incorporamos el huevo a la mantequilla y el azúcar, y mezclamos a una velocidad baja unos segundos.
  4. Ahora es el momento de añadir la esencia de vainilla, cucharadita y media (o siguiendo las recomendaciones de la marca que useis). Si es concentrada recordad que con unas gotas bastará… nada de cucharadas. Mezclad unos segundos hasta que quede integrada.
  5. En un bol tendremos lista la harina a la que habremos añadido una pizca de sal. Esta harina la vamos a ir incorporando gradualmente a la masa que tenemos en el robot con la ayuda de una cuchara. Poquito a poco para que así se vaya integrando bien, parando el cacharro de vez en cuando para quitar la masa que se nos quede por los bordes y meterla al centro con la ayuda de la espátula. Todo bien mezcladito. Esto hacedlo a una velocidad media-baja (al final le pillaréis el tranquillo a vuestro robot)
  6. Si todo ha ido bien habréis obtenido una masa elástica que no se os pegará a los dedos cuando la toquéis y se despegará como si nada de la espátula amasadora del robot de cocina.

¿Masa demasiado pegajosa? Solución: añade más harina, ve añadiendo cucharadita a cucharadita y ve probando hasta que la masa no se pegue a tus manos.

¿Masa demasiado quebradiza y seca? Solución: Añade una cucharadita de leche y vuelve a amasar. Repite esto las veces necesarias hasta conseguir la textura que buscamos.

La bola de masa pártela en 4 partes, envuelve cada una de ellas por separado en film transparente y mételas en el frigo. Una vez que han estado en la nevera durante al menos 1 hora, las bolas de masa se habrán endurecido, y esta mayor consistencia que toma la mantequilla al enfriarse nos permitirá amasar y estirarlas con mayor facilidad. El calor es el mayor enemigo de la masa, ya que hace que pierda consistencia provocando que cuando vayamos a cortar las galletas éstas corran el riesgo de deformarse.

Así que nos preparamos para Amasar!! Para ello:

  1. En la bancada de la cocina ponemos un trozo de papel vegetal y cortamos otro trozo del mismo tamaño. Pondremos el trozo de masa entre ambos papeles de horno. Usamos papel de horno porque es antiadherente y hace que no se nos pegue la masa ni a la mesa de trabajo ni al rodillo.
  2. Cogemos el rodillo de amasar y estiramos la masa pasándolo sobre el papel de horno que contiene dentro la masa. Y ahora viene el truco del almendruco para obtener la masa de un grosor igual en todas nuestras galletas. Con dos listones de madera que podéis comprar por cuatro chavos en el Leroy Merlin, por ejemplo, os montáis este chiringuito que véis en la foto.
  3. Las maderas tienen que tener una altura de 6mm aprox. Este grosor de galleta nos permitirá poder trabajar con ellas sin riesgo de que se nos rompan con facilidad cuando estemos decorándolas.
  4. Una vez estirada la masa procedemos a cortar las formas que queramos dar a las galletas con un cortador. Sólo tienes que presionar fuerte para que se corte bien e intenta optimizar bien el espacio para aprovechar bien la masa.
  5. Mientras que estamos estirando una bola de masa deja el resto de bolas envueltas en film transparente dentro del frigo, sácalas conforme las vayas necesitando.
  6. Los recortes (los restos de masa que quedan entre cada figura recortada) de cada bola puedes reutilizarlos para hacer otra bolita nueva y estirarla mas tarde, tras tenerla unos minutos en el frigo para que tome firmeza de nuevo la mantequilla. No recomiendan reutilizar los recortes mas de 3 veces porque al parecer pierde propiedades la masa y no salen igual esas galletas. Yo  he llegado hasta ahí y me han salido bien.

Ahora toca preparar las galletas para su Horneado.

  1. Recortadas las figuras en el papel vegetal las trasladamos a la bandeja del horno con la ayuda de una espátula, levantamos con cuidado por uno de los extremos y con las manos y la espátula las llevamos a la bandeja.
  2. En la bandeja del horno deja espacio entre las galletas (3cm) porque cuando las horneamos estas aumentan de tamaño levemente y si las pegas mucho pueden llegar a tocarse unas con otras y deformarse.
  3. Hay que precalentar el horno a 180º.
  4. El tiempo que tienen que estar las galletas en el horno, pues está sobre los 8 minutos. Pero como cada horno es un mundo yo te recomiendo que no les quites ojo la primera vez … y cuando veas que los bordes de las galletas empiezan a dorarse un poquito… entonces es el momento de sacarlas del horno. Aunque tengan aspecto blanquecino eso es normal.
  5. Es recomendable meter en una hornada galletas del mismo tamaño, ya que cuando mas pequeña es una galleta antes se hace y puede que unas se os quemen y otras se queden a medio camino. Así que todas juntitas de un tamaño similar.
  6. Cuando saques las galletas del horno, no las quites inmediatamente de la bandeja. En esos momentos la galleta está muy blanda y las podrías romper. Tienes que esperar unos 5 minutos a que pierdan algo de temperatura para poder quitarlas de ahí.
  7. Una vez transcurrido ese tiempo pásalas a una rejilla para enfriarlas (esta es una “rejilla” la mar de apañada.. Ikea otra vez)
  8. En esa bandeja de horno que has sacado puedes ir poniendo otra tanda de galletas una vez esté fria  (ayúdate poniéndola bajo el grifo de agua fría). De todas formas las de Ikea pierden temperatura rápidamente, entre que estiro la masa otra vez y corto las figuras ya está lista para recibir mas galletitas 🙂

Y bueno, creo que esto es todo lo referente a la receta y cómo hacer unas galletas de mantequilla básicas. Esperamos que os haya sido de utilidad y que en casa lo paséis tan bien como nosotras comiendo galletas.

Poco a poco iremos compartiendo con todos las recetas que más nos gustan y haremos algún making of de alguna galleta decorada, para que veais cómo las hacemos.

Contacta: hola@planetacookie.es

 

Quizás también te interese:

Quiche Lorraine (Bacon y Queso)

Quiche Lorraine (Bacon y Queso)
Quiche Lorraine (Bacon y Queso)

La primera vez que probé una Quiche casera fue en casa de Bego y Toni, y fue gula a primera vista!! … o sea la devoré en un plis y me quedé con las ganas de hacerla en alguna otra ocasión. Esta vez tenía una oportunidad para cocinar para los amigos y estrenar la receta que me hizo llegar amablemente Toni y que ahora comparto con vosotros.

Con el lio de la cena no pude hacer fotos al proceso y no son mías las del resultado final, pero os pongo otras que he visto por la red y que son de la misma receta. La misma pinta deliciosa tenía. También os pongo unas curiosidades que he encontrado sobre ella en el blog Las recetas de mamá (que de ahí es de donde la sacó Toni por lo que he visto):

Esta tarta salada es un clásico de la cocina francesa. Fue creada en torno al siglo XVI en la región de la Lorraine. Una quiche se puede hacer con muchos rellenos diferentes, pero una “quiche lorraine” se prepara con nata, huevos, bacon ahumado y queso.

Para realizarla necesitamos los siguientes ingredientes:

Masa Quebrada (yo usé la de la Cocinera)
200 g de bacon ahumado
200 g de queso emmental rallado
una cucharada de aceite
200 ml de nata
100 ml de leche
4 huevos
sal y pimienta

Elaboración:
Podéis preparar vosotros si queréis la masa quebrada (en el enlace de las recetas de mamá está) pero yo sinceramente os recomiendo que uséis cualquier masa quebrada que venden en los supermercados, la que yo usé de la cocinera me fue genial y te ahorra tiempo y convierte este plato en algo rápido y sencillo de hacer sin tener que meter las manos en harina.
Primero tenéis que precalentar el horno hasta que alcance los 180º, mientras podéis colocar la masa quebrada sobre una tartera redonda desmoldable. La colocáis y elimináis la masa que os sobre en los bordes con la ayuda de un cuchillo. La masa quebrada no sube tanto como el hojaldre, pero para aseguraros de que no suba podéis usar el truquillo de poner sobre la masa unos cuantos garbanzos a la hora de meterla al horno y la pinchamos con un tenedor. Introducimos la tartera en el horno durante 15 minutos a 180º.

ponemos garbanzos o almendras para que hagan peso y no suba

Cuando esté lista la sacamos del horno y nos preparamos para rellenarla.
Podemos preparar el relleno mientras que ésta esté horneándose: para ello freímos en una sartén el bacon que puede ser a taquitos o a lonchas cortadas en tiras pequeñas, yo lo hice de esta última forma. Cuando esté frito lo ponemos en un plato con un papel para que absorba el aceite sobrante.
Se baten los huevos en un bol y se mezclan con la nata y la leche, se sazona con sal y pimienta.
Ponemos el queso rallado dentro de la tartera con la masa quebrada e incorporamos también el bacon. Sobre ellos vertemos todo lo que hemos mezclado en el bol (huevo, nata y leche).
Introducimos la quiche en el horno y horneamos durante unos 30 minutos a 180º (hasta que veamos que ha cuajado el huevo y la nata, comprobando esto último pinchando con un palillo y viendo que este sale limpio sin restos de masa).

Nosotros la tomamos templada, pasados unos minutos tras sacarla del horno y fué todo un éxito. También se puede tomar fría, con lo que está bien para cenas así en plan de picar un poco de todo puesto que la puedes dejar hecha un par de horas antes de que lleguen tus invitados y te evitas estar metida en la cocina.
Esa noche también nos deleitamos con las Chistorras con pistachos y la Pastela Moruna que puse en anteriores posts, un lujo para nuestras tripas. Buen provecho!!

Quizás también te interese:

Espaguetis al nero di Sepia con gambones

Espaguetis al nero di Sepia con gambones
Espaguetis al nero di Sepia con gambones

La pasta negra hecha con tinta de sepia está muy rica y hace que nuestros platos de pasta tengan un aire distinguido. Este plato está estupendo, para hacerlo necesitamos estos ingredientes:

Espagueti al nero di sepia (en Carrefour hay)
1 cebolla
3 dientes de ajo
3 cucharadas de aceite de oliva virgen
Sal y pimienta al gusto
1 pizca de cayena molida
100 g de gambones congelados
(con gulas “La Gula del Norte” todavía mas buenos)

Elaboración:
Cocemos los espaguetis en abundante agua con un poco de sal y aceite, los tenemos el tiempo que diga el paquete (10-15 minutos).
Mientras que se cuece la pasta ponemos en un cazo con agua los gambones, los tenemos unos 10 minutos hirviendo. Yo los pongo sin descongelar directamente al agua.
Partimos la cebolla a trocitos pequeños y la freímos en una sartén con aceite a fuego medio para que no se nos queme y se vaya quedando cada vez mas blandita. Cuando empiece a tomar un color dorado le incorporamos los gambones (que ya estarán cocidos y escurridos) y los salteamos con la cebolla. Picamos los ajos a láminas finas y los incorporamos junto con la cayena molida (o una cayena (guindilla) entera, para quitarla luego y que no pique tanto). Los ajos siempre los pondremos al final porque estos se queman rápido y no irían al ritmo de elaboración de los otros ingredientes.
Si todavía no está lista la pasta retiraremos del fuego la sartén y reservaremos los ingredientes ahí para incorporarles la pasta cuando llegue el momento. Entonces saltearemos la pasta en la sartén con los gambones, la cebolla y los ajos para que tomen sabor.

A mi me gusta añadirle cuando lo tengamos en el plato servido un buen chorro de aceite de oliva virgen a la pasta (ya que no lleva salsa que estén jugosos y sabrosos) para que tengan también ese sabor tan bueno que da un buen aceite, así que coged el que usáis para las ensaladas o platos en que queráis que destaque su sabor.

Y si teneis en casa una lata de gulas del norte ponedla!! Que con eso ya están de rechupete, yo no lo hice porque no caí en la cuenta y no tenía.

Quizás también te interese:

Ensalada de bocas de mar y gambas

Ensalada de bocas de mar y gambas
Ensalada de bocas de mar y gambas

Una ensalada rica y sencilla de elaborar, para la cual necesitamos:

– 6 palitos de cangrejo (Bocas de mar)
– un puñadito de gambas grandes (yo uso de las congeladas, para tener siempre a mano)
– cogollos de lechuga o brotes tiernos
– 2 tomates de ensalada
– 1 huevo duro
– 1 queso fresco
– salsa rosa (Mayonesa + Ketchup)
– albahaca
– sal y aceite de oliva virgen

Las cantidades de los ingredientes van un poco al gusto, yo para dos personas y como plato único, la hice con esas cantidades. Su elaboración es muy sencilla.

1- Cortamos a daditos los palitos de cangrejo y el tomate de ensalada
2- Lavamos los cogollos de lechuga y los cortamos también en trocitos pequeños
3- Cocemos un puñadito de gambas congeladas en un cazo (no es necesario descongelar previamente) durante 15 minutos. Esas gambas las podemos cortar por la mitad para no encontrarnos con trozos muy grandes.
4- Cocemos un huevo durante 15-20 minutos y lo troceamos, al igual que el queso fresco para añadirlo a la ensalada.
5- Ponemos todos los ingredientes en un bol al que le añadimos dos cucharadas de mayonesa con un poco de Ketchup para hacer una salsa rosa.
6- A mi me gusta condimentarla también con un chorrito de aceite y un poco de sal y albahaca.

Está muy rica y tienes un plato único rápido y sencillo.

Ensalada de bocas de mar y gambas

Quizás también te interese:

Galletas Amorosas

Galletas Amorosas
Galletas Amorosas

El regalo principal de nuestro día de San Valentín fueron las Galletas Amorosas.

Para realizarlas seguimos las indicaciones de estas dos webs de recetas: Para la masa de las galletas usamos la de El Rincón de Bea  y los movimientos para realizar la masa con la Thermomix los del blog  Velocidad Cuchara. 

GALLETAS DE MANTEQUILLA PARA DECORAR

INGREDIENTES: (cantidades para 35 ó 40 galletas grandes de entre 8-10 cm)

250 gr. mantequilla a temperatura ambiente
250 gr. azúcar glass
1 huevo grande a temperatura ambiente
650 gr. harina tamizada
1 chorrito de leche para ligar la masa
Aroma al gusto del consumidor (mantequilla, vainilla, almendra….)

PREPARACIÓN:
1.- Añade la mantequilla al vaso y bátela 1 minuto en velocidad 3.  Al terminar, para la TMX, baja con la espátula lo que hay en las paredes y bate de nuevo 1 minuto en velocidad 3. La mantequilla quedará con una textura suave, como pomada.

2- Pon la TMX en velocidad 1 sin programar tiempo, y ve incorporando el azúcar glass a cucharadas. El azúcar tardará en integrarse totalmente. Cuando lo haga, volver a subir a velocidad

3. Pasado este tiempo la mantequilla habrá blanqueado, aumentado ligeramente su volumen, y tendrá una textura esponjosa.

4- Añade al vaso la esencia de vainilla y el huevo batido, y bate a 1 minuto en velocidad 1 ó hasta que esté integrado. Si queda algo en las paredes, pararemos la TMX para bajarlo.

5- Programa la TMX a velocidad 3, sin tiempo y comienza a añadir la harina tamizada , sin parar la máquina.

6- Cuando tengas una masa uniforme, coloca sobre la encimera un papel de hornear y sobre él la masa de las galletas. Dale a la masa forma redonda y córtala en cuatro trozos iguales. La masa no de estar pegajosa.

7- Pon un trozo entre dos papeles de hornear (en el medio) y estira la masa con un rodillo de forma que quede un rectángulo, más o menos del largo del papel de hornear. Usa un rodillo de madera. Cuando consigas el grosor deseado – 0,5 cm-, guardas esta masa en la nevera entre los dos papeles de hornear, poniéndola en una superficie totalmente plana. Y haces lo mismo con los tres trozos restantes de masa.
La masa debe dejar enfriar en la nevera un mínimo de 3 horas.

8-  Precalienta el horno a 180ºC.

9.-Para empezar a cortar las galletas, sacas sólo uno de los trozos que ya tienes estirados, retiras el papel de la parte superior, y empiezas a cortar las galletas con un cortador. Colocas todas las galletas, del mismo tamaño, con la mano (sólo si la masa está bien fría) sobre la bandeja de hornear, dejando 2 centímetros entre cada galleta. Si ves que se te rompen, utilizas una espátula para coger las galletas.

(Nota: Nosotras para esta ocasión hicimos dos tipos de galletas, las que veis con forma de corazón y otras de forma rectángular que son las que usamos para nuestra receta de las galletas amorosas. Para recortarlas hicimos una planilla con papel del tamaño deseado y con un corta pizzas las fuimos recortando)

Galletas rectángulares ... futuras galletas amorosas.

10.-Hornea durante 10 minutos como mínimo -dependerá del tamaño de la galleta-, a 180ºC. Pasados 15 minutos hay que estar muy pendiente ya que 1 minuto más o menos puede ser la diferencia entre una galleta perfectamente horneada y una galleta quemada. En cuanto las saques del horno, y cuando todavía están calientes, las despegas suavemente de la bandeja y las dejas reposar durante 5 minutos. Aunque pueda parecer que están blandas, se endurecerán al enfriar.

Consejos del Rincón de Bea:
– Los recortes sobrantes, los puedes unir, estirar entre dos papeles, y enfriar en la nevera por lo menos 15 minutos. Estos recortes los podrás utilizar 3 veces más como máximo. Aunque ya no quedarán igual que las que primeras que hemos hecho, así aprovechas más la masa.
– Déjalas enfriar dos horas como mínimo, antes de decorarlas o congelarlas. Mételas en una caja metálica que cierre bien para conservarlas, si no las vas a decorar aún.
– Se pueden congelar las galletas recién horneadas y frías en tuppers herméticos entre hojas de papel de hornear, durante tres semanas. Cuando las vayas a utilizar las pones directamente sobre las rejillas, a temperatura ambiente durante al menos dos horas antes de decorarlas.

Sobre los ingredientes y utensilios:

– La mantequilla debe estar a temperatura ambiente, no vale calentarla en el microondas. Si no la tienes a temperatura ambiente, mejor deja la preparación de la masa para otro momento.
– El azúcar glass es mejor comprarlo hecho porque el grano es más fino y además deberá estar tamizado.
– Las bandejas de hornear es mejor que sean totalmente lisas, con solo un borde para poder agarrarla. Es bueno tener tres o cuatro bandejas de hornear, ya que tendrás, una en el horno, otra con las galletas que salen del horno, otra enfriando en la nevera, y otra para colocar las galletas.
– Las bandejas tienen que estar frías cuando coloques sobre ellas las galletas, ya que si están calientes, haría que la mantequilla se derritiera, y las galletas perderían su forma. Si no tenemos varias bandejas para hornear deberemos enfriar debajo del grifo la bandeja y secarla totalmente entre cada hornada.

Cómo hacerla sin la Thermomix:

1- Bate la mantequilla hasta conseguir que tenga el aspecto de una pomada.
2- Incorpora poco a poco el azucar glass tamizado a la mantequilla. Esta pasado un rato habrá blanqueado y aumentado ligeramente su volumen y tendrá una textura esponjosa.
3- Añade el vaso de esencia de vainilla y la clara de huevo y bate hasta que quede integrado.
4- Añade la harina tamizada a la mezcla que tenemos poco a poco removiendo
5- Cuando tengas una masa uniforme colócala sobre un papel de hornear en la encimera. Dale a la masa forma redonda y córtala en cuatro trozos iguales, la masa no ha de estar pegajosa.
6- Pon un trozo entre dos papeles de hornear (en el medio) y estira la masa con un rodillo de forma que quede un rectángulo mas o menos del largo del papel de hornear. Cuando consigas el grosor deseado (unos 0,5 cm) guardas esta masa en la nevera entre los dos papeles de hornear, poniéndola en una superficie totalmente plana. Puedes ponerla ya en la bandeja que luego irá al horno. Y haces lo mismo con los otros 3 trozos restantes.
7- La masa debe de enfriarse unas 3 horas mínimo en la nevera.
8- Precalienta el horno a 180º
9- Para empezar a cortar las galletas saca solo uno de los trozos que ya tienes estirados, retira el papel de la parte superior y empieza a cortarlas con un cortador. Coloca todas las galletas del mismo tamaño con la mano sobre la bandeja de hornear, deja dos centímetros entre cada galleta. Si ves que se te rompen usa una espátula para trasladarlas.
10- Hornea 10 min como mínimo a 180º, a partir de 15 hay que estar muy pendientes de que no se te quemen. Cuando las saques del horno las despegas cuando aun estén calientes y las dejas reposar durante 5 minutos. Aunque parezca que estan blandas se endurecerán al enfriarse.

Una vez las tengas listas llega la hora de la DECORACIÓN DE LAS GALLETAS. Nosotras tomamos la inspiración de esta web:

http://cargocollective.com/mrwonderful/GALLETAS-AMOROSAS

Modelo en el que nos inspiramos

Con un rotulador comestible y con masa fondant sabor chocolate blanco decoramos las galletas para poder plasmarles mensajes de amor a nuestros chicos.

Usamos esta marca de fondant
Y este modelo de rotulador negro comestible

Para poner el fondant sobre las galletas recomendamos estirarlo poniéndolo entre papel transparente y pasando por encima el rodillo, así no se os pegará a la mesa sobre la que trabajáis ni al rodillo. Para unirlo a la galleta basta con humedecerlo un poquito o si está bastante amasado nada mas con el calorcito acabará por adherirse.

Lo de escribir con el rotulador sobre el fondant no fue muy buena idea porque es bastante costoso… y no se puede lograr una buena precisión, ya que el fondant no nos quedó lo suficientemente duro, pero logramos cosas bastante aceptables.

Galletas amorosas de Isa
Galletas amorosas de Irene
Galletas Amorosas de Olga
Galletas amorosas de Puri

Y bueno, ya se sabe que con esto LA INTENCIÓN ES LO QUE CUENTA... pero lo que era indiscutible es que de sabor estaban deliciosas!!

Quizás también te interese: