Tag Archives: albóndigas

Albóndigas de Pollo en Salsa

Albóndigas de Pollo en Salsa
Albóndigas de Pollo en Salsa

Para la masa de carne necesitamos:

Una pechuga de pollo
Un huevo
Una rebanada de pan mojado en leche
Perejil
Cebolla
Sal
Pimienta
Pan rallado.

 

Para la salsa necesitamos:

Tres ó cuatro zanahorias
Una cebolla
Un par de dientes de ajo
Perejil picado
Colorante o azafrán
Un chorrito de vino blanco
Pizca de pimienta al gusto
Una hoja de laurel
Sal o pastilla de caldo
Aceite de oliva

Estas albóndigas van sin empanar y sin freír.

Ponemos la carne picada, una ramita de perejil y como media cebolla mediana que pasamos por el picador para que quede muy molido, el pan mojado en leche y escurrido, sal, pizca de pimienta y un huevo, se amasan, deben de quedar flojitas, pero si hace falta le ponemos un poco de pan rallado. Una vez de amasadas hacemos bolitas y reservamos.

Para la salsa:

Ponemos en una cacerola un chorro de aceite de oliva, cuando esté caliente le ponemos los dientes de ajo, la cebolla y las zanahorias muy picados, dejamos que se doren, apartamos y lo pasamos por la batidora (Si se quiere podemos dejarlo como está), se le añade el vino, el laurel y el perejil picado, la pizca de pimienta y medio vaso de agua. Esperamos a que empiece a hervir y se les pone las albóndigas poco a poco para que no se peguen entre ellas, las dejamos que se pongan tiernas, si vemos que hace falta más caldo, le vamos añadiendo algo más de liquido, a esta salsa se le pueden poner unos champiñones, o unos guisantes. Y a mojar pan!!

 

Mando las dos variantes del mismo plato, esta vez con salsa casera de tomate, pimiento y cebolla.

Básicamente partimos de la misma forma de hacer las albóndigas, pero con otra salsa, para hacerla necesitamos:

Tomates maduritos y rojos
Un par de pimientos verdes de freír
Una cebolla
Laurel
Orégano
Sal
Pimienta
Aceite de oliva.

 

Ponemos en una cacerola un chorro de aceite de oliva al que incorporaremos tomates pelados y sin pepitas troceados muy pequeño ( Podemos poner tomate ya triturado), partimos a trocitos los pimientos y la cebolla, rehogamos todo un poco y le ponemos el laurel, la pizca de pimienta, pizca de orégano, perejil picado, una cucharadita de azúcar para quitarle la acidez al tomate y la sal, dejamos que hierva y le vamos poniendo las albóndigas que se harán mientras que se reduce el tomate hasta hacer la salsa

 

Buen provecho!!

Quizás también te interese:

Albóndigas con sobrasada

Albóndigas con sobrasada
Albóndigas con sobrasada

Como continuación a la otra entrada de cocinicas, y como os avanzaba, hice las Albóndigas con Sobrasada basándome en la receta que me pasó Esther, ver enlace.

 El modo de preparación es idéntico a las anteriores.. ver aquí. A excepción de que estas albóndigas llevan sorpresa en su interior y esto hace que tengan un saborcillo diferente, siendo la estrella invitada la sobrasada.

En la receta original dicen de mezclar la sobrasada con la carne de las albóndigas, pero a mi se me ocurrió otra cosa, el darles un “corazón de sobrasada” a las bolitas jeje….. Se me ocurrió ponerle en el centro de cada albóndiga un poquito de sobrasada tal que así…

Con lo que a la hora de freirlas no vamos a perder mucha sobrasada por el camino, si que es cierto que cuando las fries empiezan a sudar coloraito, pero eso es lo que tiene gracia, que dejen en el aceite donde luego vamos a freir los ingredientes que componen la salsa, ese regustillo a sobrasada.

El proceso es idéntico al anterior. Esta vez a parte de la cebolla le puse champiñones cortaditos a láminas… Por cierto me encanta cortar champiñones así a láminas, los compro enteros nada mas por el placer de cortarlos yo.. jajaja.. siempre que me pasan estas cosas me acuerdo de Amelie y las cosas que le gustan y no le gustan…. el momento ese en que le gusta meter la mano dentro de un saco de legumbres…

Bueno a lo que iba… que sólo hay que añadir un vaso de caldo de carne al sofrito, con una cucharadita de harina para que espese la salsa e incorporárselo a las albóndigas. Dejar que cueza todo junto durante unos 10-15 minutos y listo para ser devorado. Está claro que estas están mucho mejor que las anteriores, “cuanto mas azúcar más dulce” como dice el refrán.

 

 ÑAM!

Quizás también te interese:

Albóndigas caseras

Albóndigas caseras
Albóndigas caseras

Siempre me ha dado por hacer las albóndigas con tomate frito, y siempre me han encantado las albóndigas en salsa que hace mi madre… De hecho esa comida suele ser el plato estelar junto con el arroz al horno y la paella cuando nos juntamos la familia a comer en pleno, por petición popular. No he conseguido que mi madre me de la receta exacta pero he hecho un apaño y no ha salido mal el invento, hoy me las he comido y me han sabido a gloria (de hecho tengo para otra vez guardaditas en el congelador).

Ingredientes para 4 personas: 
1/2 kg de carne de ternera picada
200gramos de miga de pan
1 vaso de leche
1 huevo
2 dientes de ajo
3 cebollas, 1 tomate
1 vaso de caldo de carne
harina, aceite de oliva virgen
sal , perejil picado y pimienta negra molida

Tenéis dos opciones o compraros las albóndigas hechas, las del mercadona vienen muy bien para esto, porque ahorráis tiempo y tienen buen sabor…

O las preparáis vosotros de este modo:

Mezclar la miga de pan con la leche y dejar reposar.

En un bol pon la carne picada, el huevo, los ajos finamente picados y un poco de perejil picado. Salpimienta y mezcla bien hasta que quede una masa homogénea.

Escurre la miga de pan e incorpórala a la mezcla anterior. Amasa bien. Prepara las albóndigas.

Yo me ahorré todos estos pasos (aunque las veces que las he hecho así quedan ricas, ricas, ricas… ) y empecé en este punto:

Pasa las albóndigas por harina fríelas en una sartén con unas 7 cucharadas de aceite. Dóralas y colócalas en un plato con un papel de cocina para que escurra el aceite y después pásalas a una cazuela.

 

Pica las cebollas y ralla un tomate, y dóralas en el mismo aceite donde has frito las albóndigas incorporando también el tomate natural

Añade una cucharada de harina y rehoga brevemente

Vierte el caldo de carne ( y el vino tinto, quien quiera) y deja que se cocine durante unos 15 minutos en el caso de que le hayas añadido el vino.

 

Si no has puesto vino,  puedes pasar a incorporar a este caldo, tras haber hecho que se reduzca un poco durante unos 5 minutos, las albóndigas.

Guisa las albóndigas y la salsa durante 10 o 15 minutos. Y estarán listas para hincarles el diente!

 

ÑAM!

Para ser la primera vez que las hago así, no resultó mal el invento y a la salsita se le pueden añadir mas cositas, champiñones, guisantes, zanahorias… vamos que todo es cuestión de probar. Eso si, dejo para el finde otro experimento “albóndiguil”, unas que se cocinan con sobrasada jeje..

Quizás también te interese: