Monthly Archives: marzo 2012

Boquerones rellenos

Boquerones rellenos
Boquerones rellenos

Para hacer este plato necesitamos:

½ kilo de boquerones
1 cebolla
2 o 3 dientes de ajo
1 ramita de perejil
Pan rallado
Jamón serrano
Jamón York
Huevo
Aceite de oliva
Sal

Abrimos los boquerones pero dejándolos unidos, quitamos las espinas y las cabezas.

Ponemos en el picador la cebolla, los dientes de ajos, perejil y parte del jamón serrano y York, una vez picado le añadimos una cucharada de pan rallado, un poco de sal y el resto del jamón partido en trocitos, si queréis se puede picar todo, a mi me gusta encontrarme algún que otro tropezón, y hacemos una masa.

Vamos poniendo una capa de masa en un boquerón y tapándola con otro, pasamos por huevo batido y pan rallado.

Se fríen en aceite de oliva bien caliente. Se puede acompañar con ensalada, un poco de mahonesa o simplemente ponerles zumo de limón.

Espero que lo disfruteis.

Quizás también te interese:

Perrito Caliente con Hojaldre

Perrito Caliente con Hojaldre
Perrito Caliente con Hojaldre

Para preparar los perritos calientes necesitamos:

Lámina de masa de hojaldre
Salchichas (al gusto)
Lonchas de Bacon
Lonchas de queso

 

Se coloca la lámina de hojaldre estirada en la encimera, se cortan rectángulos con las dimensiones de la salchicha y que la envuelva.

A continuación encima de cada rectángulo de hojaldre, se coloca para cubrirlo una loncha de bacon y encima del bacon una loncha de queso, hasta cubrir el hojaldre.

Por último se coloca la salchicha y se enrolla hasta cerrarlo.

En el horno precalentado a 180º, se introducen las salchichas y se deja unos 10 minutos, o a ojo hasta que veamos que coja un colorcito dorado y listos para comer.

Acompañado de las Bacon Cheese Fries Caseras… ummm delicioso

Quizás también te interese:

Potaje de garbanzos con tallos de acelga

Potaje de garbanzos con tallos de acelga
Potaje de garbanzos con tallos de acelga

Para hacer el potaje necesitamos, para 4 personas:

400 grs. aprox. de garbanzos
1 manojo de acelgas
2 tomates maduros
1 pimiento verde
1 cebolla
1 cabeza de ajo mediana
1 hoja de laurel
Pimentón dulce
Aceite de oliva
Pastilla de caldo
Sal

Ponemos en agua con sal los garbanzos el día anterior, pasado este tiempo se enjuagan y se escurren. Separamos los tallos de acelga de las hojas, estas se reservan y a los tallos se les quitan las venitas que tienen y se parten en trozos, si son muy anchos se dividen por el centro. Se ponen en la olla con el resto de los ingredientes menos la sal. Dejamos cocer hasta que estén tiernos, cuando estén hechos podemos batir los tomates y el pimiento junto con algunos garbanzos si queremos más cremoso el caldo, añadimos la sal y una pastilla de caldo, cocemos un poco hasta que una todo y ya tenemos listo el potaje.

Las hojas que tenía reservadas las cocí al microondas con poco agua porque sueltan bastante. Algunas hojas las puse a trozos con unos ajitos previamente dorados en aceite de oliva,  les dí vueltas hasta que unieron bien y les añadí piñones y pasas que había puesto en un poco de agua para que se hidrataran, sal al gusto y nada más. Había probado el plato de esta manera pero con espinacas, puedo decir que está muy bueno también con las acelgas.

Con el resto de las hojas puse en aceite de oliva a pochar cebolla partida en rodajitas, les añadí las hojas partidas en trozos no demasiado grandes y sal. Cuando estuvo todo bien unido lo aparté, batí unos huevos y salió una tortilla estupenda. En caliente está buena, pero dejándola enfriar está aún mejor.

Un simple manojo de acelga dio para tres platos distintos, y eso que no era grande.

Quizás también te interese:

Papas aliñás

Papas aliñás
Papas aliñás

Para hacer este entrante necesitamos:

Papas de tamaño pequeño
Cebolla nueva
Perejil
Atún en aceite de oliva
Huevo
Vinagre de Jerez
Aceite de oliva
Sal

Ponemos a cocer las papas en agua y sal, deben quedar tiernas pero enteritas, se dejan enfriar y las partimos rodajas, se aliñan con cebolla nueva y perejil picado, aceite, vinagre y sal. Así están muy buenas, pero si le añades huevo duro picado y atún en aceite de oliva para mi gusto ganan bastante.

Hay quien le pone pimiento verde y tomate picado, pero yo en casa siempre las pongo de las dos primeras formas.

 

Quizás también te interese:

Guiso de fideos con langostinos

Guiso de fideos con langostinos
Guiso de fideos con langostinos

Para 2 personas necesitamos:

200 grs. de fideos gordos
200 grs. de langostinos
1 cebolla
2 tomates maduros
1 pimiento verde
1 trozo de pimiento rojo
Media cucharadita de pimentón dulce
Pizca de orégano
1 hoja de laurel
Aceite de oliva
Sal

ingredientes

Pelamos los langostinos. Ponemos a cocer las cáscaras y las cabezas. Colamos el caldo de la cocción y lo reservamos.
Hacemos un sofrito con cebolla, pimientos y tomates muy picados. Se puede pasar el refrito por la batidora.

sofrito

Añadimos al refrito el caldo, el laurel, pimentón y orégano. Cuando empiece a hervir ponemos los fideos y  poco tiempo antes de terminar la cocción añadimos los langostinos y miramos la sal que necesiten. Le podemos poner perejil picado al servir.

Quizás también te interese:

Quiche Lorraine (Bacon y Queso)

Quiche Lorraine (Bacon y Queso)
Quiche Lorraine (Bacon y Queso)

La primera vez que probé una Quiche casera fue en casa de Bego y Toni, y fue gula a primera vista!! … o sea la devoré en un plis y me quedé con las ganas de hacerla en alguna otra ocasión. Esta vez tenía una oportunidad para cocinar para los amigos y estrenar la receta que me hizo llegar amablemente Toni y que ahora comparto con vosotros.

Con el lio de la cena no pude hacer fotos al proceso y no son mías las del resultado final, pero os pongo otras que he visto por la red y que son de la misma receta. La misma pinta deliciosa tenía. También os pongo unas curiosidades que he encontrado sobre ella en el blog Las recetas de mamá (que de ahí es de donde la sacó Toni por lo que he visto):

Esta tarta salada es un clásico de la cocina francesa. Fue creada en torno al siglo XVI en la región de la Lorraine. Una quiche se puede hacer con muchos rellenos diferentes, pero una “quiche lorraine” se prepara con nata, huevos, bacon ahumado y queso.

Para realizarla necesitamos los siguientes ingredientes:

Masa Quebrada (yo usé la de la Cocinera)
200 g de bacon ahumado
200 g de queso emmental rallado
una cucharada de aceite
200 ml de nata
100 ml de leche
4 huevos
sal y pimienta

Elaboración:
Podéis preparar vosotros si queréis la masa quebrada (en el enlace de las recetas de mamá está) pero yo sinceramente os recomiendo que uséis cualquier masa quebrada que venden en los supermercados, la que yo usé de la cocinera me fue genial y te ahorra tiempo y convierte este plato en algo rápido y sencillo de hacer sin tener que meter las manos en harina.
Primero tenéis que precalentar el horno hasta que alcance los 180º, mientras podéis colocar la masa quebrada sobre una tartera redonda desmoldable. La colocáis y elimináis la masa que os sobre en los bordes con la ayuda de un cuchillo. La masa quebrada no sube tanto como el hojaldre, pero para aseguraros de que no suba podéis usar el truquillo de poner sobre la masa unos cuantos garbanzos a la hora de meterla al horno y la pinchamos con un tenedor. Introducimos la tartera en el horno durante 15 minutos a 180º.

ponemos garbanzos o almendras para que hagan peso y no suba

Cuando esté lista la sacamos del horno y nos preparamos para rellenarla.
Podemos preparar el relleno mientras que ésta esté horneándose: para ello freímos en una sartén el bacon que puede ser a taquitos o a lonchas cortadas en tiras pequeñas, yo lo hice de esta última forma. Cuando esté frito lo ponemos en un plato con un papel para que absorba el aceite sobrante.
Se baten los huevos en un bol y se mezclan con la nata y la leche, se sazona con sal y pimienta.
Ponemos el queso rallado dentro de la tartera con la masa quebrada e incorporamos también el bacon. Sobre ellos vertemos todo lo que hemos mezclado en el bol (huevo, nata y leche).
Introducimos la quiche en el horno y horneamos durante unos 30 minutos a 180º (hasta que veamos que ha cuajado el huevo y la nata, comprobando esto último pinchando con un palillo y viendo que este sale limpio sin restos de masa).

Nosotros la tomamos templada, pasados unos minutos tras sacarla del horno y fué todo un éxito. También se puede tomar fría, con lo que está bien para cenas así en plan de picar un poco de todo puesto que la puedes dejar hecha un par de horas antes de que lleguen tus invitados y te evitas estar metida en la cocina.
Esa noche también nos deleitamos con las Chistorras con pistachos y la Pastela Moruna que puse en anteriores posts, un lujo para nuestras tripas. Buen provecho!!

Quizás también te interese:

Espaguetis al nero di Sepia con gambones

Espaguetis al nero di Sepia con gambones
Espaguetis al nero di Sepia con gambones

La pasta negra hecha con tinta de sepia está muy rica y hace que nuestros platos de pasta tengan un aire distinguido. Este plato está estupendo, para hacerlo necesitamos estos ingredientes:

Espagueti al nero di sepia (en Carrefour hay)
1 cebolla
3 dientes de ajo
3 cucharadas de aceite de oliva virgen
Sal y pimienta al gusto
1 pizca de cayena molida
100 g de gambones congelados
(con gulas “La Gula del Norte” todavía mas buenos)

Elaboración:
Cocemos los espaguetis en abundante agua con un poco de sal y aceite, los tenemos el tiempo que diga el paquete (10-15 minutos).
Mientras que se cuece la pasta ponemos en un cazo con agua los gambones, los tenemos unos 10 minutos hirviendo. Yo los pongo sin descongelar directamente al agua.
Partimos la cebolla a trocitos pequeños y la freímos en una sartén con aceite a fuego medio para que no se nos queme y se vaya quedando cada vez mas blandita. Cuando empiece a tomar un color dorado le incorporamos los gambones (que ya estarán cocidos y escurridos) y los salteamos con la cebolla. Picamos los ajos a láminas finas y los incorporamos junto con la cayena molida (o una cayena (guindilla) entera, para quitarla luego y que no pique tanto). Los ajos siempre los pondremos al final porque estos se queman rápido y no irían al ritmo de elaboración de los otros ingredientes.
Si todavía no está lista la pasta retiraremos del fuego la sartén y reservaremos los ingredientes ahí para incorporarles la pasta cuando llegue el momento. Entonces saltearemos la pasta en la sartén con los gambones, la cebolla y los ajos para que tomen sabor.

A mi me gusta añadirle cuando lo tengamos en el plato servido un buen chorro de aceite de oliva virgen a la pasta (ya que no lleva salsa que estén jugosos y sabrosos) para que tengan también ese sabor tan bueno que da un buen aceite, así que coged el que usáis para las ensaladas o platos en que queráis que destaque su sabor.

Y si teneis en casa una lata de gulas del norte ponedla!! Que con eso ya están de rechupete, yo no lo hice porque no caí en la cuenta y no tenía.

Quizás también te interese: